Escúchalo

Chrome - Handwriting

martes, 23 de junio de 2015

Escuchando ópera y música clásica.

Desde hace un corto tiempo, he podido percibir como mis preferencias musicales han ido tomando su propio carácter y eso es algo que realmente aprecio. Considero con ello que cuando me decido a experimentar la escucha de un nuevo género musical, me gusta considerar la frescura, el color y las emociones que me va transmitiendo... y lo último es muy importante, pues para cada actividad, tengo un ritmo preferido y particular.

Es así como he descubierto que la ópera provoca en mí tal concentración que lo prefiero para momentos que requieren especial atención, como por ejemplo en los trabajos frente a un monitor. Este beneficio se traduce en una productividad apreciable además de una relajación interna con sólo colocar mi disco favorito... Carmen.

Es un encuentro inesperado ya que desde muy pequeña he apreciado la música clásica, sin embargo la ópera es un nuevo elemento que no había aprovechado hasta hoy.



miércoles, 10 de junio de 2015

Estampas de mi tierra - Radio Mujer

Mientras escuchaba un programa que recoge temas de identidad popular y arte autóctono, escuché esta pieza de origen nicaragüense que amo y me trae lindos recuerdos, aunque no soy amante de la marimba...

Los novios.

miércoles, 3 de junio de 2015

Verne mi visionario...

Consejo para disfrutar un rato delicioso el té de manzanilla caliente. Primero escuchas un poco a Darío, luego le abres el oído a Verne con sus fantásticas visiones.

Aquí muy bien leído: Un expreso del futuro - Julio Verne (texto + audio).

martes, 2 de junio de 2015

Una lluvia, mil destrozos.

Ahora mismo pasan de las 10 en la noche y es cuando se precipitan volúmenes incontenibles de lluvia sobre el techo de la casa en donde me encuentro.
Llueve en la ciudad y pienso en el indigente, en el miserable que se asentó al lado de los canales pluviales, pero también pienso en el colapso del sistema de drenaje, taponado por los desechos que constantemente son depositados en las calles o dónde sea.
Llueve en el campo y pienso en el agricultor, que ve con esperanza cada gota caer, espero el verde espectáculo y las garzas en el Valle de Sébaco.
Tanto para lo que no se está preparado a pesar de tener experiencias suficientes, no quiero ni ver las notas de mañana, un tema de donde hay mucha tela que cortar.
Y mientras no puedo irme a dormir, espero el tiempo justo de cocción de un queque de chocolate que está en el horno. Si fuese de día, lo disfrutaría de otra manera.
¡Que siga nuestro diluvio!